Este es un salmo dedicado al Dios que salvó al pueblo de Israel de la destrucción. El salmista se centra en evocar una justificación simple de cómo Dios trazó un plan perfecto para que su pueblo fuese Santo de principio a fin. Se trata de un plan trazado con cientos de años de transcurso, y que tiene muchos detalles que fueron detallados por el autor de principio a fin.

Se trata de un cántico completo en el cual el salmista alaba al Dios Todopoderoso e invita a los demás miembros de la congregación a alabarle y glorificar su nombre. Igualmente, da instrucciones claras de cómo deben adorar a Dios y de cuál es el propósito del Señor con respecto a los planes que tuvo con respecto a Israel.

De hecho, el cántico se diseñó para adorar al Padre como un todo, que cumple sus promesas, que escucha a su pueblo y que cuida con detalle las diversas necesidades que tuvieron a lo largo de las épocas en las cuales pasaron tribulaciones y aprendieron a adorarle.

Contexto histórico del salmo 105

Los estudiosos judíos tienen discrepancias en cuanto a la autoría del salmo 105. Algunos aseguran que pudo ser escrito por David, entonado cuando movía el arca de la alianza de vuelta a su morada provisoria en las puertas de la ciudad de Israel, en la casa de Oved Edom. 

Sin embargo, otros estudiosos sostienen que el salmista data de la época de Babilonia, cuando se terminó de construir el segundo templo y se buscaba retornar la fe en Dios recordándole al pueblo sus obras y sus maravillas.

En cualquier caso, se refleja que cuenta con imperativos fuertes que hacen referencia a Load, llamad, publicad, cantad, hablad y alabad. Todas estas palabras se usan en el hebreo para expresar acciones como consecuencia de una percepción, y que deben hacerse, no pueden simplemente sentirse dentro del corazón. Los verbos en hebreo reflejan simplemente la intención del salmista, que refleja con claridad que cada persona debería tener como respuesta adorar a Dios con todas estas formas luego de haber escuchado una declaración tan certera de su carácter, sus acciones y su poder.

De acuerdo con los estudiosos, el salmista recuenta de principio a fin las diferentes etapas que culminaron con la victoria de Israel sobre los reyes del país y que da cumplimiento a la promesa hecha por Dios a Abraham en un principio.

Tal como en el salmo 78, este salmo culmina con la imagen del mesías hebreo guiando a su pueblo a toda verdad. La imagen del mesías conduciendo al rebaño era de vital importancia para conservar la fe en Dios, ya que este era la promesa clave de que el Señor devolvería a los hebreos a su antigua gloria y los exaltaría entre las naciones.

Análisis bíblico del Salmo 105

Versículos del 1 al 6

Es en esta sección del salmo 105 en la que están todos los verbos imperativos que le demandan al pueblo emitir acciones conscientes de adoración a Dios. Esto lo hace el salmista antes de explicar las razones por las cuales se debe adorar al Señor y las acciones destacan hechos relevantes que se detallan a continuación:

  • Dar gracias al Señor.
  • Proclamar su grandeza.
  • Cantar a Dios alabanzas.
  • Contarle a todo el mundo acerca de sus obras.
  • Regocijarse por el nombre del Rey.
  • Alegrarse por adorar al Señor.
  • Buscar al Señor y a su fuerza.
  • Buscarlo continuamente sin descanso.
  • Recordar las maravillas y milagros que ha hecho.
  • Nunca olvidar sus mandamientos y decretos.

Todas estas son acciones activas que el creyente debe ejercer diariamente, en cada oportunidad que tenga y está relacionado directamente con su comunión con Él. Hace referencia específica a acciones diarias, que indican una posición activa de su parte frente al mundo en el que se desarrolla, y cuya vida no tiene sentido realmente si no lleva a cabo estas acciones aun viendo las maravillas del Señor día tras día.

Versículos del 7 al 8

En esta pequeña sección del versículo se expresa la razón por la cual se adora al Señor. La razón por la cual se llevan a cabo las acciones previamente descritas y solicitadas. Esto es porque el creyente desciende de su linaje escogido, su nación santa que ha sido unida en el mismo espíritu a través de Cristo Jesús. 

Debido a que los creyentes son elegidos de Dios, deben recordar todas estas cosas narradas previamente y posteriormente. Esta será razón suficiente para destacarlo como Dios de todas las cosas y ofrecerle alabanza y loor.

La segunda razón para adorarle y recordar todo lo expuesto es que Él es y sigue siendo Dios, y es evidente que su justicia está en toda la tierra. El Señor es Dios por los siglos de los siglos y gobierna a su pueblo, así como al mundo entero. A esto se refiere el salmista cuando dice que su bondad y justicia “se ven” por toda la tierra, y es que no es un secreto para ningún ojo que Dios existe y que sigue ejerciendo su poderío.

Algo muy importante que el salmista destaca hacia el final del versículo 8 es que Dios es totalmente fiel a su compromiso que adquirió con 1000 generaciones después de Abraham. Lo cual es mayor al tiempo de vida de los seres humanos. Esto indica que, a pesar de que el ser humano perezca y no trascienda en este plano, el Señor sigue recordando su promesa por 1000 generaciones más, y es capaz de sostenerla con el fin de preservar su nombre hasta el fin de la tierra.

Versículos del 9 al 45

Los siguientes versículos narran nuevamente la historia del pueblo de Israel desde que Abraham hace el pacto con Dios, y este se lo confirma con el nacimiento de Isaac. En el desarrollo del canto, el salmista hace referencia a figuras importantes en la historia del pueblo de Israel tales como:

  • Jacob, hijo de Isaac, de quien nació el pueblo de Israel.
  • José, quien fue vendido como esclavo, pero desde la perspectiva del salmista fue un enviado previo a Egipto para preservar al pueblo de Israel de la destrucción. De hecho, hace énfasis en cómo fue castigado, herido y traicionado para luego ser puesto como rey de Egipto y administrador principal de todas las pertenencias del reino, por cuanto era de confianza y excelente en todo lo que hacía.
  • Moisés y Aaron, quienes fueron enviados para liberar al pueblo de la opresión de un Egipto que olvidó la figura de José en su historia. Narra los detalles de la salvación que envió Dios a través de Moisés, y todas las señales para que el faraón dejara ir a su pueblo.

Finalmente, el salmo narra la travesía de los israelitas a través del desierto. Como Dios les proveyó todo lo que necesitaban desde comida hasta refugio y protección. Y destaca con gran énfasis que todo esto Dios lo hizo para que el pueblo siguiera los decretos del Señor y obedeciera sus enseñanzas.

Aplicación del Salmo 105

Uno de los trasfondos más interesantes de este texto es que se narra no con una vida, sino con el testimonio de los miles y millones de israelitas que lo vivieron, cómo la fidelidad de Dios abarca tanto que no se puede explicar. Desde Abraham fueron benditos todos sus descendientes, y dice la palabra que serán bendecidas todas las familias de la tierra.

Pero lo interesante es que ser bendecido no necesariamente tiene que ver con no sufrir tribulaciones, ni estar a salvo, ni siquiera tener un techo constante o la seguridad de dónde estará el creyente al día siguiente. Ser bendecido tiene que ver con dejar que el Señor conduzca sus pasos y permitir que sea Él quien decida qué sucede con su mañana, porque todo lo hace con el fin de enseñar algo, y todo lo hace para darse la gloria finalmente.

Este cántico hace una referencia clara al carácter de un Dios de promesas, que recuerda y cumple cada una de las cosas que dice que hará, y que en todo tiempo es fiel a sí mismo. Pero también es un llamado a la integridad de corazón, a ser agradecido y a adorar a Dios con toda el alma por quien es, por lo que ha hecho y porque no existe otro en el mundo como Él.

Deja una respuesta